6 abr. 2010

Comunicado de Prensa

La Alhóndiga de Arévalo pide la plantación de árboles como medida para estabilizar la ladera del río Arevalillo

Propuesta 
La Alhóndiga, asociación de cultura y patrimonio ha remitido una carta al Ayuntamiento de Arévalo con el fin de que reconsidere su idea de estabilizar la ladera del río Arevalillo con un sistema de pilotaje, utilizando para ello los 160.000 euros que el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León a propuesta de la Consejería de Medio Ambiente, en su sesión de 26 de noviembre de 2009, concedió al municipio para recuperar los márgenes del río Arevalillo a su paso por la ciudad.
En la resolución realizada por el Consejo de Gobierno dejaba claro que con la inversión se crearía un entorno acorde con la realidad de la zona mediante la plantación de especies autóctonas, algo que a nuestro entender no coincide con la nueva propuesta municipal de ejecutar pilotes de hormigón en la ladera.
Desde la asociación no terminamos de entender que se haya optado por un cambio tan drástico en las propuestas, de forma que se desprecia la plantación de árboles a favor de inyectar más hormigón en una zona en la que las desastrosas experiencias habidas demuestran que es preciso buscar soluciones naturales a problemas generados por la misma naturaleza.
De igual forma, La Alhóndiga de Arévalo consultará a la Consejería de Medio Ambiente si, por su parte, ha autorizado el cambiar los fines de una inversión de esta cuantía. Suponemos que los servicios técnicos respectivos habrán tenido que hacer verdadero encaje de bolillos para justificar este radical cambio en las propuestas.
Por todo ello La Alhóndiga de Arévalo solicita al alcalde de la ciudad que, teniendo en cuenta que todas las intervenciones efectuadas en esa zona, siempre han consistido en intentos de obras constructivas, cuyos resultados han sido siempre desastrosos, tome como opción la plantación de una masa arbórea en esa ladera que será la que en definitiva solucione el problema de los deslizamientos, estabilizando esa zona y las adyacentes. Así se propiciará la creación de un paisaje natural integrado en la propia ciudad, embelleciendo todo el entorno y terminando, de una vez por todas, con el feo acceso a Arévalo que tenemos por el puente de Medina.
Finalmente, con esta opción se cumplirán con las condiciones que por lógica han de regir para acometer estas inversiones, teniendo en cuenta que ha sido la misma Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León la que ha impulsado esa subvención para plantar árboles y no para dilapidar estos recursos en hormigonar las laderas del río.